Cuando existe acoso sexual por parte del profesor

Hombre acosando a una mujer, la intimida contra un escritorioEn Estados Unidos entre el 20 y 30% de las mujeres universitarias sufre acoso sexual y el 2% de ellas ha sufrido una experiencia directa de amenazas o sobornos para obtener favores sexuales.

El 2% puede parecer poco pero eso significa mas de 125,000 mujeres. En América Latina es muy probable que las cifras sean más altas debido a que no existe una regulación tan rigurosa para manejar estos casos. De hecho algunos estudios señalan que el 70% de las mujeres ha sufrido algún tipo de acoso alguna vez en su vida.

Ninguna escuela está exenta de estos problemas a pesar de que exista una legislación escolar al respecto. Por esa razón aunque deseamos que esto nunca te suceda el presente texto está desarrollado para orientarte sobre que debes hacer si esto ocurre.

El acoso es un asunto de poder no de sexo. Ocurre cuando una persona con poder abusa de ese poder. La diferencia entre una relación sexual voluntaria y el acoso es que este implica un elemento de coerción. El acoso sexual usualmente es una conducta que no es bien recibida y que ocurre de manera repetida, aunque en ocasiones puede ocurrir una sola vez.


Las relaciones interpersonales normales están basadas en la atracción mutua, el cuidado y el interés mutuo pero en el acoso estos elementos están ausentes.

En el acoso sexual las personas te hacen sentir incómoda a causa de que te proporcionan una atención sexual indeseable como hacer comentarios sugestivos o sexuales, intentar coercionarte (presionarte, castigarte) para tener sexo, castigarte o intentar castigarte si rechazas la petición, sugerir que la negativa para tener sexo puede influir en las calificaciones o crear un ambiente hostil o intimidante que afecte tu desempeño.

La mayoría de las conductas de acoso sexual entran en dos categorías: verbal y físico.

El acoso verbal incluye realizar insinuaciones o comentarios sexuales respecto a la ropa, cuerpo o actividad, emitir sonidos sugestivos, silbar, hacer bromas sobre el sexo o las mujeres en general, realizar proposiciones o invitaciones de tipo sexual o realizar amenazas.

El acoso físico incluye tocar o pellizcar de manera inapropiadas, intentar recargarse o besar o intentar tener una relación sexual. El acoso también puede incluir miradas sugerentes o gestos obscenos, seguirte o buscarte insistentemente.

También pueden mostrar en una oficina literatura o fotografías pornográficas o recabar datos personales y/o difundir información de manera personal o por medios electrónicos sobre la víctima.

Una mujer puede ser acosada por cualquiera en el campus: profesores, asesores, asistentes de maestros, personal administrativo o de mantenimiento, por los estudiantes e incluso por alguien que sostuvo una relación sentimental contigo.

El acoso no se limita solo a estudiantes atractivas o jóvenes le puede ocurrir a cualquiera. pero existen algunas situaciones que pueden representar cierto riesgo.

Como en la violación la vulnerabilidad y la ingenuidad son algunas veces los factores clave en la selección de la víctima. Están mas expuestas al acoso las mujeres que trabajan en un campo tradicionalmente masculino, quienes tiene una edad cercana al profesor y se involucran en una relación de trabajo estrecha que puede ser interpretada como un interés sexual, quienes pertenecen a una minoría y quienes son jóvenes, inexpertas, poco asertadas o socialmente aisladas porque el acosador piensa que así será difícil que denuncien.

MITOS…

El acoso sexual solo les sucede a las mujeres que visten de manera provocativa.

Basta que se diga no para que el acosador pare de manera inmediata.

Si se ignora al acosador este se retirará.

Todos los hombres son acosadores

Los acosadores sexuales son inofensivos. Las mujeres que objetan esta conducta no tiene sentido del humor.

EN REALIDAD…

El acoso sexual le puede ocurrir a cualquiera independientemente de su forma de vestir.

En muchos casos a pesar de haberse dicho al acosador “No”, este no se detuvo.

Generalmente el acosador repite su ofensa con quienes ignoran el acoso y puede interpretar esta conducta como un consentimiento, juego o respuesta de consentimiento.

No todos los hombres son acosadores a menudo el acosador tiene un patrón y puede acosar a un número determinado de mujeres de manera secuencial, simultáneamente o de ambas maneras.

El acosador humilla y degrada, socava el desarrollo profesional y tiene incluso repercusiones económicas. No puedes responder con humor a una humillación.

El acoso sexual afecta a las mujeres de diferentes maneras y ninguna de ellas es buena.

Las mujeres a menudo se culpan a ellas mismas de provocar el acoso sintiendo que es su responsabilidad lo que pasó, pero nadie es culpable que alguien te acose y la responsabilidad siempre será del acosador.

Cuando una mujer sufre acoso su autoconfianza y su autoestima puede disminuir. Pueden sufrir síntomas médicos propios del estrés como dolor de estómago o de cabeza. Los efectos pueden ser evidentes cuando la víctima deja un curso o incluso la escuela o pueden ser poco perceptibles como cuando ella se deprime o cambia de humor sin saber el motivo. A menudo siente un enojo que no puede expresar y que puede provocar sentimientos de desesperanza, impotencia o soledad.

Aunque el acoso puede presentarse de diferentes maneras existe una serie de estrategias que pueden sugerirse para enfrentar este problema. Lo importante es saber que siempre es posible hacer algo para detener esta situación.

Aunque los profesores tengan el poder para acosar a una estudiante ellos no tienen el derecho para hacerlo y aún mas una estudiante siempre estará en una posición de ventaja sobre el profesor al hacer la denuncia.

Si estas sufriendo acoso en la escuela esto es lo que debes y no debes hacer:

No debes culparte a ti misma. En lugar de eso debe dirigirse tu enojo hacia el acosador quién es el verdadero responsable del suceso.

No debes esperar. Si esperas para tomar una acción es probable que la conducta de acoso continúe.

No debes guardar silencio. Las probabilidades de que esté sucediendo lo mismo con otras personas son altas. Al hablar sobre la situación se puede proteger a otras personas. Además cuando se conserva el secreto aparecen los sentimientos de desesperanza, impotencia y soledad.

Ignorar lo que pasa tampoco es la solución debido a que el acosador puede interpretar esta conducta como una aprobación.

El primer pasó es decir con claridad que esa conducta es molesta y que deseas que se detenga.

La comunicación no verbal debe ser muy congruente con el mensaje verbal, procura no reír ni ser diplomática porque se puede interpretar como un juego. El mensaje debe ser directo: ¡Quiero que dejes de buscarme porque tu comportamiento me resulta muy molesto! ¡Te pido que te retires y que no me busques más! ¡Quiero pedirle que deje de hacer esos comentarios porque me resultan completamente incómodos!

En el caso de que la persona insista en ese momento con el acoso dirígete hacia donde se encuentre una autoridad escolar (un directivo, un consejero, un guardia o incluso otro compañero o profesor) refuerza con los hechos tu mensaje.

También podría ser útil que otra persona estuviera presente cuando realices la petición de que se detenga. No vuelvas a estar a solas con él.

Señala con claridad que si te vuelve a molestar presentarás una queja formal a la institución.

No te dejes asustar por las amenazas. Recuerda que entre más vulnerable te veas más probable es que el acoso continúe.

Ensaya en el espejo lo que vas a decir. Así será más fácil repetirlo.

No realices ninguna concesión, ni un paso atrás. Cualquier concesión será interpretada como una invitación a seguir con lo que es interpretado como por el acosador como “un juego”.

Dile lo que pasa a alguien más. Eso evitará que te sientas sola e impotente.

Una vez que has decidido interrumpir una situación de acoso debe ser contundente. No contestes un correo electrónico, no contestes el teléfono, no respondas un mensaje.

No importa lo que tu hayas hecho tú no eres la culpable del acoso por lo que cuéntalo a tu familia, a pesar de las dificultades que se tengan en la convivencia familiar el apoyo de ellos resultará fundamental en el caso de que tengas que realizar una queja formal.

Si el acoso no termina entonces debes tomar otras acciones: escribir una carta para el acosador y platicar del problema de manera informal con una autoridad de confianza en la institución educativa sobre lo que está sucediendo o pasar directamente realizar una queja formal en la institución. Siempre se debe analizar cada situación específica para decidir que hacer.

La plática informal es para crear un antecedente de lo que sucede. La carta para dar una muestra clara de que la petición es firme y que no se está jugando. Muchos acosadores se detendrán en este momento.

La charla informal con la autoridad consiste en informarle de lo que está pasando, decirle que tu familia lo sabe, señalar tu preocupación por lo que pueda suceder y decirle que lo comentas para ponerlo en antecedentes por si la situación no se detiene y tuvieras que recurrir a una queja formal.

Si la situación no se detiene entonces se puede tomar una vía formal para el problema , esto ocurre cuando se acude a una autoridad y se pide su intervención para solicitarle al acosador que detenga su conducta. Aquí solo se pide que intervenga para solucionar el problema pero no se solicita ninguna sanción. La desventaja de esta situación es que la autoridad desconozca como proceder en estos casos, para evitar esta situación hay que decir con claridad lo que se quiere que haga, en el caso de que la autoridad sugiera que tú tomes el problema en tus manos entonces indica que lo has intentando pero no has podido resolverlo por lo que lo único que quedaría sería realizar una denuncia formal.

En el caso de tener que realizar una denuncia formal sería conveniente consultar a un abogado pues los requerimientos legales siempre son mas complicados.

En todos los casos es necesario que seas cuidadosa y que reflexiones sobre la decisión que tomarás, tomar venganza y destruir la reputación del acosador puede permitirte desahogarte pero tal vez complique el problema.

¿Y los noviazgos con profesores?

El mejor momento para tener un noviazgo con un profesor es cuando te has graduado de la escuela.

Aunque es cierto que algunas estudiantes han mantenido una relación afectiva con sus profesores sin problemas esta es la excepción y no la regla.

Algunos de los problemas inherentes al establecimiento de una relación afectiva con un profesor son lo siguientes:

Es difícil mantener una relación de igualdad cuando él tiene mucho poder sobre tus calificaciones o incluso sobre tu futuro.

Si tu relación es conocida por otros estudiantes y tus calificaciones son excelentes seguramente algunos estudiantes cuestionaran la validez de dichas calificaciones, aun en el caso de mantenerse en secreto tu misma puedes cuestionarte acerca de tu desempeño real y los estudiantes cuestionar la influencia que sobre las calificaciones tiene tu amistad con el profesor.

Si la relación termina mal el podría sabotear tu desempeño o dejar que sus sentimientos influenciaran de manera negativa la evaluación que haga de tu desempeño o podría hablar de ti mal con otros profesores.

Pero aun en el caso de que la relación termine de manera amigable tal vez resulte incómodo tener que seguir tomando clases con una persona con quien tuviste una relación de esta naturaleza.

En conclusión…

Si crees que dejandote acosar por el profesor pasaras una materia…es posible, y  posiblemente pasaras la materia, pero es seguro que luego te abandonara, querrás dejarlo y todo, se convertirá en obsesion

Si conoces acerca del tema,. coméntalo, para que podamos estar precavidos y saber actuar…

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: